Consejos

Fertilizantes caseros para fortalecer raíces, hojas, flores y frutos de tu huerta

Preparar nuestros propios fertilizantes orgánicos puede ser muy sencillo y aportan grandes beneficios a nuestras huertas y jardines.

Para los que queremos cultivar plantas (hortícolas y ornamentales) de una forma ecológica u orgánica, sin usar productos químicos,hay opciones caseras muy efectivas que están a nuestro alcance. En este caso hablamos de los fertilizantes naturales.

Para empezar, vamos a ver qué son los macro y micronutrientes y qué elementos básicos podemos usar para hacer un fertilizante casero para conseguir un buen suelo orgánico.

Fertilizantes orgánicos

Los componentes básicos de un buen fertilizante son el nitrógeno (N), el fósforo (P) y el potasio (K). Los tres son nutrientes vitales para que nuestras plantas crezcan fuertes, desarrollen correctamente las raíces y produzcan frutos o flores de calidad. Son los llamados macronutrientes.

El nitrógeno estimula el crecimiento de las hojas; el fósforo estimula el crecimiento de las raíces; el potasio estimula el desarrollo de las flores y de los frutos.

Fertilizantes caseros para la huerta y el jardín

Podemos aprovechar y utilizar los residuos domésticos o del propio huerto para preparar fertilizantes. De hecho, existen algunos restos muy comunes del hogar que podemos usar para fertilizar.

La borra del café puede ser reutilizada. Mézclala con la tierra para añadir nitrógeno a ésta. Además no modifican el pH de la tierra. Es muy buena para ciertas plantas en concreto, como las rosas, azaleas y hortensias.

Las cáscaras de huevo contienen un calcio en un 96%. Cuando se usan como fertilizante ayudan a fortalecer la estructura celular de las plantas y además favorecen el transporte de nutrientes en las plantas.

También se puede aprovechar el agua de las peceras. Especialmente si en la pecera hay plantas, esta agua será rica en nitrógeno y otros nutrientes que pueden mejorar la salud de nuestro huerto o jardín. Así que la próxima vez que cambies el agua de la pecera en lugar de tirarla puedes darla un segundo uso.

El té de composto lo puedes hacer llenando un cubo con 2 kilos de compost ya hecho a los que añadirás 6 litros de agua. Tapa parcialmente y mueve el contenido de vez en cuando durante el día. A los tres o cuatro días, cuela la mezcla. Vuelve a colocar la parte sólida en la pila del compost o aplícala directamente sobre la tierra del huerto o jardín. Con el líquido resultante debe ser diluido a proporción de una parte de té de compost por 10 de agua. Aplica esta solución directamente sobre la tierra o también puedes pulverizar la parte foliar de la planta.

El té de cáscara de bananas es muy útil para proveer de potasio y fósforo a nuestras plantas en el momento de floración y fructificación. Basta con hervir en un litro de agua las cáscaras de unas cinco bananas y una vez que se enfríe el té, mudarlo a un recipiente definitivo sin las cáscaras. Esto se mezcla con dos litros de agua y se riega las plantas en procesos de floración o de dar frutos.

 

TEXTO: ecoagricultor.com y lahuertinadetoni.es

FOTO: Taringa.net

 

Deja un comentario