Noticias

Un proyecto de huerta que queda bajo agua…por ahora

Un grupo de madres del Bañado Sur preparaba sus huertas a partir de un espacio de intercambio con Huertitas. Por la crecida del río Paraguay el local fue inundado, las casas familiares y el barrio. Ahora necesitan que la gente se solidarice con ellas.

La Asociación Mil Solidarios está vinculada al sacerdote Francisco de Paula Oliva (Pa’i Oliva), asiste con refuerzo escolar y educación integral en valores humanos /sociales a más de 500 niños y niñas desde el 7mo al 3° curso de la media que viven en los barrios Bañado Sur y Republicano.

Otro proyecto es el Centro de Atención Familiar (CAFA), que viene acompañando a más de 120 madres del Bañado Sur a que terminen sus estudios secundarios, interrumpidos en el pasado por la maternidad o crianza de sus hijos e hijas.

semillero bañado sur

En noviembre empezamos con los primeros semilleros

Este año varias terminaron el colegio 
A fines de octubre el equipo editor de Huertitas cerró un acuerdo con CAFA para realiza talleres de huerta urbano, con el fin de que se monte una huerta común en el local y se recreen otras en cada casa de las mujeres participantes.

Las mujeres madres del CAFA que terminaron el colegio. Muchas de ellas estaban participando de un taller con Huertitas. Foto: CAFA

Las mujeres madres del CAFA que terminaron el colegio. Muchas de ellas estaban participando de un taller con Huertitas. Foto: CAFA

Una veintena de ellas participó con entusiasmo de las jornadas de obtención de semillas, germinación, preparación de tierra y abono, reciclado y cuidados de los distintos cultivos, además de intercambiar recetas de comidas.

En los últimos encuentros el acceso al barrio empezó a complicarse y también el encuentro, debido a las fuertes lluvias y tormentas,
Con las últimas lluvias el local donde se desarrollaban las jornadas fue ocupado por las aguas desbordadas, así también las casas de las mujeres que asistían y gran parte del Bañado Sur.

Germinamos poroto manteca en un recipiente que alguna vez fue un aplique de luz. La idea era aprovechar y reciclar todo lo que estuviera al alcance

Germinamos poroto manteca en un recipiente que alguna vez fue un aplique de luz. La idea era aprovechar y reciclar todo lo que estuviera al alcance

Las familias reviven la pesadilla del año pasado, de tener que buscar un espacio público en la gran ciudad para poder instalarse precariamente, y bajo la mirada inquisidora de muchos asuncenos, intentar salir adelante, recrear sus vidas, sus sacrificios y esperanzas.

De esta manera, el proyecto de una huerta común en el local del CAFA y de pequeñas huertas/jardines en las casitas del barrio esperará hasta que la vida cotidiana retome su cotidianidad, cuando las aguas regresen a su nivel.

Alrededor de 30 familias (adultos, adolescentes, niños y niñas) vinculadas al proyecto están siendo afectadas actualmente por la emergencia y por sobre todo el abandono del municipio y el Estado central.

Nuestros semilleron comenzaban a brotar, como este de lechuga

Nuestros semilleron comenzaban a brotar, como este de lechuga

En esta realidad, las familias buscan la solidaridad de distintos sectores para poder montar sus casitas improvisadas de chapa y terciada.

Necesitan urgente puntales, chapas, terciadas y camiones para mudanza, antes de que las aguas se lleven todas sus pertenencias.

Así las cosas, como blog nos solidarizamos con todas las familias de las comunidades ribereñas del país que ven sumergirse sus poyectos debido a la ausencia de políticas públicas claras para terminar con el problema de las inundaciones en las zonas.

Nos solidarizamos con las mujeres del taller, sus niños, niñas y familias; les decimos que el proyecto de huertas para, hasta que podamos retomarlo. Ahora un solo esfuerzo es el que vale la pena, y es el que nos compromete a la solidaridad de toda la ciudad.

Para más detalles, informaciones, donaciones, etc, se puede telefonear a Margarita, coordinadora del Centro de Atención Familiar (CAFA) 0981 917477

semillero

Deja un comentario