Consejos

Ataque de aves a nuestros brotes de huerta ¿qué haremos?

Desde hace un mes y medio, con pausas, iniciamos de cero una huerta en nuestra casa en Areguá. Nuestros semilleros de lechuga, tomate, berenjena, albahaca y locote se están irguiendo, pero cuando empezaban a desarrollar hojitas notamos que algo los estaba mutilando y no había rastro de nada, ni de hormigas, ni de gusanos.

Para nosotros fue el colmo cuando un brote de berenjena que ya andaba con cuatro hojas, dos minutos después de contemplarlo, de ponderar su crecimiento, no encontramos de él más que un tallito desnudo.

Pero descubrimos a los culpables: aves. Es bastante común que estas ataquen los brotes o plantines pequeños; cuando la plantita es aún incipiente, se ponen voraces y esta, agredida siendo aún vulnerable, puede no resistir.

Marta, una huertera a quien alguna vez entrevistamos en Huertitas, nos había comentado en aquel entonces sobre este problema y qué medidas puso en marcha para resistir a esos ataques. Fuimos al archivo y rescatamos sus consejos.

Marta ata cintitas de papel aluminio en varias ramitas de manera que ese brillo encandile y ahuyente a las aves. Con algunas plantas más aisladas del resto, refuerza la seguridad poniéndolas en una especie de jaula improvisada, hasta que cobren tamaño y fuerza.

Ahora intentaremos ese método y nos llenaremos de creatividad para hacer el clásico espantapájaros. También sirve atar cintas o cualquier objeto que se mueva o brille para ahuyentarlas. A ver cómo nos va. ¿Nos recomendás algún otro método que te haya funcionado?

Deja un comentario