Actividades Noticias

Cambiar la manera en que generamos y procesamos los residuos puede hacer la diferencia

Cualquier persona interesada en cambiar de hábitos para disminuir la basura que genera, puede recurrir a otras experiencias o ejemplos de acciones concretas que resulten inspiradores y contagiantes. O participar de este taller. Espacio Samu’ú y la Asociación Etnobotánica Paraguaya proponen el taller sobre Residuos Sólidos Urbanos /Medio Ambiente para iniciar este cambio.

Será el sábado 22 de setiembre en el local de Espacio Samu’u, Rca. de Colombia 550 entre México y Paraguarí. De 8 a 12h. la inversión es de 100 mil guaraníes con cupos limitados. Las consultas e inscripciones al 441833/0981730492 o info@espaciosamuu.com

Nuestra calidad de vida mejora o empeora según cómo consumamos y nos hagamos cargo de los desperdicios que generamos. Lo explica Claudia Céspedes, quien desarrollará el espacio. Ella es prof. de la UNA y máster en gestión y auditoría ambiental. “El taller está dirigido a personas comunes. Hablaremos acerca de cómo tener abono orgánico en la casa y de un conglomerado de ideas y acciones, veremos algunos ejemplos de lo que se está haciendo en otros países. En Francia, por ejemplo, aquel que separa en origen los residuos no paga por el retiro de la basura. Aquel que no quiere hacer eso, tiene que pagar y el monto es elevado”, comentó.

El tipo de consumo antes y ahora
Según Claudia, por el estilo actual de vida y de consumo estamos generando más residuos de lo que necesitamos. Lo ideal es clasificar, en nuestro país se hace pero de una forma burda, dijo. En este sentido ella propone aplicar el principio de las tres R: reciclar, reutilizar y reducir; conceptos que también se trabajarán y con ejemplos prácticos.

“Antes nuestros antepasados no tenían la urbanización, el pavimento, los lugares comerciales donde se generaba mucho plástico. Lo que se consumía, la naturaleza se encargaba de procesar y reutilizar en su periodo de descomposición, en el sentido de recuperar los nutrientes y otros elementos que contenían lo que habían utilizado. Por ejemplo, la cáscara de banana la tiraban en el suelo, porque eso se descompone y vuelve al suelo”, explicó Claudia.

El ejemplo de la banana es de un residuo orgánico. Otro es el caso de los residuos inorgánicos que tienen un largo periodo para que se descomponga o se degrade. Allí está el problema que nos lleva a hablar actualmente de la existencia de un séptimo continente a raíz de la basura que ocupa gran cantidad de tierra.

Un séptimo continente, todo de basura

Estamos alimentando el crecimiento de lo que se conoce como el séptimo continente: un cúmulo gigante de basura, principalmente de plástico, en el Océano Pacífico. Se calcula que ocupa de 1,7 millones a 3,4 millones de km cuadrados, más o menos el equivalente de tres a siete Españas, y pesa unos 3,5 millones de toneladas.

Existen innumerables ejemplos de nuestra falta de consciencia con respecto al planeta, eso es lo macro del problema. Pero a nivel micro también afecta en nuestra convivencia con los vecinos, transeúntes y a nosotros mismos. “Tiene innumerables beneficios saber qué hacer con la basura. Estamos mal pero podríamos estar peor”.

Desde Huertitas hicimos la prueba y ya llevamos 5 meses en esto que al principio no nos lo propusimos en esta dimensión. Si bien en nuestra intención estaba, luego de mudarnos a Areguá, retomar la práctica del compostaje, no pensábamos prescindir del camión recolector de basura. Pero el mismo servicio, deficiente e inadecuado, nos llevó a tomar la decisión.

De generar 21 kg de basura por semana pasamos a generar solamente 4kg, gracias a la práctica del compostaje: ¡redujimos en un 80% nuestra basura! Pero aún queda ese 20% compuesto de plásticos y otros para los que precisamos de ideas. Tal vez nos veamos en el taller.

 

Deja un comentario