Consejos

¿Se puede cultivar yerba mate en la ciudad?

El último sábado de cada febrero festejamos en Paraguay el día nacional del tereré, la bebida local y de la región que tiene como base la yerba mate. Como parte de las actividades de esta semana, decidimos encarar una serie de notas sobre ella. La primera es sobre la posibilidad de producirla en la ciudad y autoabastecernos. Extendimos la pregunta a un productor campesino y a un técnico agro-ecológico.

 

La yerba mate (“ka’a” en guaraní ,“ilex paraguayensis” en nombre científico) es un arbusto de origen silvestre que fue descubierto y consumido por los indígenas guaraníes de la región común entre Paraguay, Argentina, Brasil y Bolivia.

Hasta hoy la población paraguaya y en parte de otros países tiene el sello de la cultura de la yerba, que se consume, una vez procesada, en forma de tereré (bebida helada), mate (infusión) y cocido (infusión de yerba y azúcar integradas).

La yerba forma parte de los alimentos diarios de las familias de todo Paraguay y especialmente de aquellas campesinas e indígenas, aunque increíblemente sea raro ver que la cultiven. De hecho, con el tiempo el cultivo pasó de ser natural a ser de renta y quedar en manos de grandes industrias.

Hoy en día Paraguay vive intentos de grupos campesinos e indígenas de que el cultivo sea producido en las chacras familiares, como parte de los esfuerzos de auto-abastecimiento y soberanía alimentaria de estas poblaciones. La pregunta que asaltó a Huertitas es si quienes vivimos en la ciudad podemos hacer lo mismo.

“En un terreno podemos tener 10 plantas”
A Ramón “Pato” Giménez, un padre de familia y dirigente campesino asentado en la ciudad de Tava’i, departamento de Caazapá, Paraguay, no le pareció muy rara la pregunta.

Él conoce experiencias de producción en ciudades de Paraguay como Ciudad del Este, Encarnación y Yataity. “En un sitio (terreno 12 x30) se pueden tener entre 10 a 12 plantas, lo que sirve para abastecer a una familia de seis miembros durante todo el año”, dice.

A inicios de los 2000 su familia y otras de Tava’i decidieron reivindicar al cultivo como patrimonio nacional y empezar a producirla en sus chacras. Lo lograron con mayores resultados en 2006 y en 2014 produjeron 3 mil kilos procesados.

Actualmente tienen 100 mil plantines en crecimiento, que previamente fueron reproducidos por las mismas familias, todas ellas pertenecientes a la Organización de Lucha por la Tierra (OLT).

“Se adapta a diferentes suelos”

Pablo Vega es un joven técnico agroecológico de la Conamuri, un grupo encabezado por mujeres campesinas e indígenas de Paraguay que apuestan a la agro-ecología y la reproducción de semillas nativas y la valorización del papel de la mujer en la agricultura y la alimentación.

En el departamento de Itapúa producen la yerba mate asociada con otros cultivos alimentarios. Para él es muy factible que la planta se produzca en las ciudades.

“La yerba mate se adapta a diferentes tipos de suelos, es así que en Asunción puede crecer muy bien. Aguanta bien el frío por eso se adapta en Itapúa”, explica.

Si la intención es plantar para luego cosechar y consumir, dice, basta con ubicar dos o tres plantines en una pequeña parcela. También se puede asociar con otras variedades de plantas.

Ciudados de la planta

yerba 2

Ramón nos explica que la planta llega a medir de tres a tres metros y medio, que le gusta el semi-sol, que se planta entre abril y junio y se cosecha entre abril y setiembre.

Al tercer año del arbusto se le hace el primer corte, dice, para que al año siguiente tenga buenos brotes y se pueda cosechar totalmente. De acuerdo a la práctica tradicional agroecológica, un mismo arbusto se suele cosechar durante tres años consecutivos y al cuarto se le deja descansar.

Sobre cuidados de su tierra, explica que debemos abonarle permanentemente con humus, mantillo del bosque o compost, porque le gusta una tierra húmeda.

Una de los principales cuidados que tenemos que tener es no regarle con agua con cloro, por lo que en la ciudad deberíamos ingeniárnosla para juntar agua de lluvia u otras fuentes, puesto que los servicios estatales tratan el agua permanentemente con cloro.

Pablo hace hincapié en proteger del sol los plantines bebés, porque son muy sensibles al calor, por eso es que viene bien la combinación del mismo espacio con otras plantas. Cuando se adaptó al entorno, recomienda un 60% a 70% del sol.

“Acá plantamos en el bosque y cuando llega a un punto entramos a la etapa en que le decimos de clareo para que le dé más sol”, dice. Al igual que Ramón, a medida que va creciendo la planta se la hace primero una poda de rebrote, para que dé buena cosecha en los sucesivos años.

Dónde conseguir los plantines
En la lista de redes agroecológicas de Huertitas existen algunas que cuentan con plantines de yerba mate, como la red Agroecológica Kuña Pyrenda.
También se pueden conseguir contactándose con la Asociación de Productores Agropecuarios (Anapa/OLT) de la que forma parte Ramón Giménez, en el teléfono (0984) 95 72 72 o al correo anapaparaguay@gmail.com

1 Comentario

  • Buenos días.
    Muy interesante la página de hecho quiero tener mis propias plantitas en casa,soy de Jujuy Argentina. Cómo puedo adquirir unos plantines?
    Muchas gracias.

Deja un comentario