Consejos

¡La humedad está matando las plantitas de mi huerta!

Uno de los problemas más comunes durante estos días son la falta de sol, la extrema humedad y acumulación de agua en las huertas. En estos meses previos al invierno nos encontramos con lluvias torrenciales que suelen acumular agua por mucho tiempo en nuestros tablones y macetas, amenazando con echar a perder brotes, plantines y frutos. Aquí charlamos sobre algunos consejos para sobrellevar mejor la temporada, esperar el invierno y prepararnos para la nueva siembra de primavera.

Cuando las plantas pierden el equilibro que le dan factores como el agua, el sol y el aire, es cuando empiezan a tener problemas, atraen más plagas, se queman o pudren.

Adriana, una apasionada de su huerta junto con su hijo Martín, nos comentó que «el tomate omanó, pero omanó luego; las lechuguitas crecen con poquitas hojas, me da pena arrancar. Cada plantita de lechuga tiene máximo 5 hojitas, no pasan de ahí, y no crecen. Los porotos no están creciendo, van muriendo las plantitas, planté cuatro y queda viva una después de estas tormentas, es que el agua con su fuerza tira para abajo a las plantitas».

En contrapartida hay otras que resisten. Dijo, por ejemplo, que el  curuguá «crece súper bien, no sé por qué porque es la primera vez que planto, las cebollitas de verdeo también, la hierba buena también, el boldo, ndera na, ojagarrapá TODO».

Del mismo modo Silvana, que junto con su pareja Rober cultivan de todo en un espacio alquilado en el barrio Sajonia, dijo que la lluvia golpeó a las plantitas más chicas pero no fue tan terrible, «eso sí, las papas que no necesitan casi agua no la están pasando muy bien».

Consejos de un agroecólogo

Para evitar esto se debe intervenir para asegurar ese equilibrio, generando condiciones adecuadas, explica Pedro Vega, agroecólogo que trabaja con la Coordinadora Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (CONAMURI).

Para él el principal problema con las largas lluvias es que la tierra y las plantas tardan mucho en deshacerse del agua acumulada y retienen humedad de más.

Esta situación se puede revertir colocando piedritas al fondo de los canteros o planteras, encima una capa de carbonilla y luego una capa de ceniza recicladas. Encima de esto, la capa de tierra correspondiente. De esta manera, explica, se facilita la filtración del agua.

La humedad acumulada es aún mayor en la ciudad, por falta de espacios abiertos donde pueda circular la ventilación, que en contrapartida se da más naturalmente en el campo.

Por esta razón, no se recomienda utilizar mallas de sombra o redes sobre las plantas en esta temporada en la ciudad, puesto que esto dificultaría aún más la aireación y fuga de la humedad. Ese recurso, explica, se debe dejar para temporadas de sol más fuerte o espacios más abiertos.

Otro de los recursos que se suele usar contra el exceso de lluvia y humedad son los invernaderos, pero esto cuando estamos hablando de un trabajo de envergadura mayor. Aunque se pueden fabricar algunos en casa del tamaño necesitado.

Deja un comentario