Consejos

Ideas para cumples más ecológicos y caseros

Con cada cumple las mamás –habría que ir desterrando esa cultura en la que planear celebraciones de este tipo es solo cosa de mujeres- buscan lo más práctico que no siempre es lo más ecológico, pero como muchas tienen la inquietud de darle un giro a la lógica imperante de fiesta infantil, es lindo ver que existen alternativas en marcha. En este post acercamos algunas ideas de mamás que se animan.

Cumple ecológico, ¿de qué hablamos? Alrededor de esa idea o noción se despliegan también prejuicios como que las prácticas ecológicas tienen que ver con algo súper excéntrico. Convengamos que en este apartado cuando hablamos de un cumple de este tipo planteamos cambios graduales para que no sea un desespero que al final puede terminar en frustración. Es volver a aquellas celebraciones no tan lejanas donde la mayoría de los ingredientes eran caseros.

galletitas caseras

A los peques no les importa tanto la perfección de los acabados. Sí los colores y las formas

Ir hacia prácticas donde prime lo reciclado, donde logremos suprimir o, al menos, reducir el plástico o envoltorios innecesarios. Enfocar la decoración de otro modo. La moda de hoy es envolver de manera personalizada las golosinas que ya vienen en sus propios envoltorios de plástico, por ejemplo. “Yo últimamente quedo estupefacta con los cumples infantiles. Hemos vuelto al rococó” comentó Gabriela Arias en un foro donde se discutía este tema.

Piñatas

Lisa Meyer es una mamá que cada año se las ingenia para montar cumples divertidos y coloridos a sus hijos, sin mucho gasto pero con mucha creatividad. Niños y niñas se divierten ¿no es, acaso, lo más importante de estos eventos? La piñata que no explota ni asusta a los más pequeños, es una propuesta para imitar.

Lo primero es conseguir una caja de cartón del tamaño deseado (puede ser de zapatos). El año pasado la mamá de Victoria, tomando la idea de Lisa, forró una con papel diario. Le dio dos capas de témpera blanca con la ayuda de su pequeña, le pegó en cada cara un diseño de búho que recortó de un paquete de servilletas de papel y ya.

piñata

Piñata de caja de cartón reciclado

En el extremo superior, para colgar la piñata, se puede abrir un hueco que además sería el orificio para cargar los juguetitos y golosinas deseados. Luego sellar la abertura  láminas recortadas de papel diario. Antes de sellarla del todo insertar dos vueltas de hilo de ferretería en el centro, con un nudo por dentro.

En el extremo inferior, el mecanismo para destapar-explotar la piñata, que a veces funciona y a veces no, pero de todos modos es parte de la diversión. Si no responde, se rompe fácilmente con la mano. Prácticamente lo mismo que arriba, con la única diferencia que se usan dos palitos –pueden ser lápices de colores prestados- se los ata en forma de cruz para que queden por dentro y que al estirar la cuerda que pende como cola de la piñata, se rompa el papel-tapa y caiga todo el contenido.

Diversión
Lisa comentó a Huertitas que siempre trata de hacer juegos tradicionales como carrera vosá, con esas bolsas de lona que se usan en las construcciones para cargar arena. También 1, 2, 3 miro. Pasará, pasará. “Es recuperar la manera en la que antes nos divertíamos y a la mayoría, que ya ni conoce de estos juegos, les parece una novedad y les gusta porque son juegos en los que sí o sí se tienen que mover”, dijo.

Ana Valdez, también va en esta línea. “Yo les suelo plantear el juego del huevo con la cuchara, poner la cola al burro y muchas veces para este tipo de propuestas, alquilar un lugar, ya es una interferencia”, señaló.

Regalero, porta sorpresitas... lo que se te ocurra. Las cajas se consiguen en la calle y la/el cumpleañero puede ayudar a pintar

Regalero, porta sorpresitas… lo que se te ocurra. Las cajas se consiguen en la calle y la/el cumpleañero puede ayudar a pintar

Sorpresitas
Ana cuenta que siempre trata de hacer las sorpresitas, como por ejemplo grabar CDs con músicas seleccionadas o dibujitos y solo algunas golosinas. A veces no es posible por falta de tiempo ponernos a hacer todos los detalles, en esos casos ella sugiere comprar siempre objetos que sirvan, como una cartuchera.

Otra idea que da Lisa, para las que se animan a hacer las sorpresitas, es comprar, por ejemplo, un pliego de papel de regalo que tenga varias figuras repetidas, que se puedan pegar sobre cartón duro, recortar y que sirvan para el juego de la memoria donde tienen que encontrar los pares iguales. Sus hijos mucho tiempo jugaron con uno de esos, dijo.

Juego Memoria. La propuesta de Lisa

Juego Memoria. La propuesta de Lisa

O, una sorpresita más al estilo de Huertitas. Un kit de primera huertita: reciclar una lata de conserva o vasitos de yogur, en lo posible pintarlos para darle un acabado más atractivo. En un sobrecito de papel reciclado cargar semillas de tomate (ver cómo obtener tus propias semillas) o de lo que tengamos a mano. Una bolsita con tierra para la macetita. Agregar un cartelito de cartón sostenido por un palito de helado, donde cada niño pueda agregar los datos de su siembra: fecha de siembra, fecha del brote, trasplante.

O regalar una plantita que cada niño o niña se debe encargar de cuidar.

macetitas

Macetitas de vasitos de yogur y plantitas para los peques que se apropien del cuidado. Se puede agregar una tarjetita que indique los cuidados básicos de las plantitas.

 

Golosinas
Las golosinas son un capítulo aparte. Hay demasiada variedad nociva en el mercado. Lo que plantea Ana Valdez es un intermedio interesante. “Para que se moderen con las golosinas, yo siempre les digo a mis hijas que pueden comerlas pero solo cuando van a cumples. Que los cumples son para eso”.

Entonces con los que nos toca organizar podemos limitar la presencia de estas y controlar la marca y el tipo. Gabriela Abente, mamá de una niña y un niño, plantea evitarlas en la mesa, que simplemente la torta agregue el toque dulce y si optamos por darlas lo hacemos con la sorpresita, la cual nuevamente puede tener un envoltorio de algún material reciclado, incluso cajitas hechas de cartón reciclado.

20150516_152847

Las sorpresitas, regalos útiles

Tarjetita
Imprimir tarjetitas no tiene tanto sentido porque terminan casi de inmediato a la basura. En esta era de los digital, es más práctico hacerlo de ese modo. Gaby lo hace así: tarjetas de invitación vía whatsapp o mail o, para casos en que consideramos que debemos imprimir, como con los compas de la escuela, “lo que yo suelo hacer con mi hijo mayor, él dibuja su propia tarjeta y después hacemos copias, podría ser en papel reciclado”.

Decoración

“El año pasado junté los retazos de tela del trabajo de costura de mi mamá y con ellos hice banderines de tela para la decoración” comentó la mamá de Victoria. Y, como dice Lisa, intentar hacer o comprar una vez cosas que puedas usar siempre.

esferas decorativas

¿Y si en vez de globos -o al menos para reducir su uso- colgamos esferas de cartón pintadas de distintos colores? La o el cumpleañero puede ayudar pintando

 

Gabriela agrega que “para la deco hacemos detalles en cartón que luego pintamos de los colores del tema. Convengamos que a los chicos no les importa en lo más mínimo estos detalles”.

Latas de durazno, potes de dulce, de plástico, forrar, pintar, isopor de helado. Cajas de tetra pack, son aliados para estos casos.

Comida

Esta es la parte más complicada y que motiva a alquilar servicios externos pero, para las que se animan van unas ideas. Para la comida y bebida, Gabriela Abente sigue con más opciones: sandwichitos de verduras varias, el clásico tomate, lechuga y huevo; zanahoria y remolacha, huevo y perejil. Pizzetas hechas en casa. Tartitas de jamón y queso, espinaca, etc. Hamburguesas de poroto, de espinaca, de garbanzos, etc; con salsitas caseras e incluso puede ser con papas pero hechas al horno; chipitas caseras, vainillas o galletitas caseras, tortitas de avena y frutas, o de avena y chips de chocolate.

«Frutas, ensalada de frutas. Pororó en cajitas de papel madera o de cartón. Jugos frutales naturales y agua. La torta, esas bien caseras como seguro fueron en la mayoría de nuestros cumples, rellenas con crema pastelera y dulce de leche. Los vasitos de plástico podríamos reemplazarlos por vasos no descartables, compramos una cantidad equis de un color neutro y ya queda para todos los eventos», propuso.

galletitas caseras

Galletitas caseras. Los moldes ya se consiguen en cualquier supermercado y muy baratos

Suena a demasiada tarea que rápidamente se puede solucionar tercerizando el servicio. Pero es bueno no olvidar el eje de estos encuentros. Las fiestas son para niños y niñas, no para adultos. Si mantenemos este eje vamos a organizar todo con la mirada más dirigida a ese público y no tanto a los adultos (desde la decoración que se hace tan recargada y que a ellos poco les interesa) lo cual reducirá la ansiedad pues veremos que no importa la perfecta estética.

Todo esto puede ser un lindo evento familiar si se vuelve a constumbres como las que recuerda Ana Valdez de su época de niña: Toda la familia ayudaba a preparar el cumple, era tradición ayudar a mamá a hacer la torta, las galletitas, por ejemplo.

 

Deja un comentario